20 de julio de 2024

El gobierno de Milei rompe récord: el consumo de carne llegó a su nivel más bajo en 110 años

Durante los primeros cinco meses del año, la producción de carne bovina en Argentina alcanzó 1,26 millones de toneladas, registrando una disminución del 8% en comparación con el mismo período del año anterior, según un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR). Este descenso también se reflejó en el número de animales faenados, que alcanzó los 5.513.000 cabezas, una baja del 8% respecto al año pasado.

A pesar de estas cifras, la BCR señaló que los niveles actuales de producción están por encima de los valores de años anteriores, donde la sequía había afectado significativamente el número de animales enviados a faena.

El informe también destacó una reducción en las existencias bovinas, que al cierre del año pasado se situaron en 52,8 millones de cabezas, mostrando una disminución del 2,7% o 1,5 millones de animales en comparación con 2022. Esta es la mayor caída anual desde 2009, año en el cual las restricciones a la exportación de carne bovina provocaron una liquidación masiva del stock ganadero por parte de los productores.

En términos de consumo, el aumento en la producción durante 2023 se reflejó tanto en el mercado interno como en las exportaciones. El consumo interno de carne bovina alcanzó las 2,44 millones de toneladas, un 4% más que en 2022 y el nivel más alto en cinco años. Por otro lado, las exportaciones aumentaron un 6% interanual, alcanzando el segundo mejor registro anual desde 1990, solo detrás del año 2020.

Sin embargo, en los primeros cinco meses de este año, el consumo interno de carne bovina en Argentina se ubicó en niveles mínimos históricos, con 870.000 toneladas de res con hueso consumidas, marcando una caída del 14% respecto al mismo período del año pasado.

Esto ha llevado a que solo el 69% de la producción de carne bovina se destine al mercado interno, frente al 75% del año anterior y muy por debajo del promedio del 85% observado en el siglo actual.

La BCR proyectó que esta tendencia a la baja en el consumo de carne bovina en Argentina podría llevarlo a alcanzar los niveles más bajos en al menos 110 años, exacerbada por la actual recesión económica que impulsa a los consumidores hacia alternativas más económicas como el pollo y el cerdo.

En cuanto a las exportaciones, si bien el volumen despachado aumentó un 10% interanual durante los primeros cinco meses del año, alcanzando las 385.000 toneladas de res con hueso, el valor de las exportaciones solo creció un 1% debido a una caída del 8% en los precios promedio de exportación en comparación con el año anterior.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *