Increible, Vicentin se exportaba a sí mismo