25 de septiembre de 2022

La mediación propone alcanzar acuerdos para resolver conflictos comunitarios, familiares y patrimoniales

El 21 de septiembre se celebra el Día del Mediador en Latinoamérica, en concordancia con el Día Internacional de la Paz, instaurado por Naciones Unidas.

El servicio que el Poder Judicial de Santiago del Estero implementó para quienes afrontan una situación conflictiva, con el objetivo de que la puedan resolver mediante un acuerdo consensuado, se consolidó y se amplió en poco más de una década de existencia.

En ese sentido, la labor de los mediadores constituye un pilar fundamental en el éxito de esta propuesta que la Justicia santiagueña puso en marcha, en 2011.

El Plan Piloto de Mediación para temas de familia como alimentos, régimen de comunicación y de cuidados personales comenzó en la Circunscripción Capital; luego, se extendió a La Banda y Frías. Desde 2018, se instauró la mediación civil y comercial en Capital.

 Desde su inicio, se tramitaron alrededor de 40.000 legajos en total y se proyecta ampliar la mediación a otras Circunscripciones Judiciales, en razón de   los resultados obtenidos.

Herfa Lubricantes

De acuerdo con estadísticas del Centro de Medios Alternativos para la Resolución de Conflictos (CEMARC), en los primeros ocho meses de 2022 y con respecto al mismo período del año pasado, se incrementaron el 40% los pedidos de mediación patrimonial y 20% en asuntos de familia en la Jurisdicción Capital.

En tanto, cuando las partes en conflicto asisten a las reuniones de mediación, en más del 80% de los casos se alcanza un acuerdo.

Cabe destacar que Santiago del Estero es una de las pocas provincias en que la mediación es gratuita. Las partes sólo abonan los honorarios de sus respectivos abogados, no el del mediador, que lo hace el Poder Judicial.

Actualmente, hay 478 mediadores inscriptos en la Secretaría de Superintendencia del Superior Tribunal de Justicia en toda la provincia, de los cuales 180 son activos.

Sobre el particular, la Dra. María Sara Agüero, coordinadora del CEMARC, manifestó al Área de Prensa del Poder Judicial, que “está naturalizando el uso de la mediación. La idea es que se convierta en la regla para alcanzar acuerdos, sin necesidad de intervención de un juez, para resolver sus conflictos”.

Para ello, es fundamental el trabajo articulado del organismo judicial con abogados mediadores y defensores oficiales, como sucedió durante la pandemia, en que se continuó prestando el servicio a la sociedad.

Ventajas y particularidades

Como se trata de un método autocompositivo, las propias partes son las protagonistas de proponer soluciones para alcanzar un acuerdo, acorde a sus necesidades, posibilidades y su realidad concreta.

Asimismo, se logra economía en tiempo y en dinero. Se abrevia el plazo con respecto a un proceso judicial convencional y en las erogaciones que implican  uno u otro sistema.

También evita determinadas consecuencias emocionales, en particular en asuntos de familia, pues la intención es preservar el vínculo cuando hay hijos en común, en una disputa entre miembros de una pareja.

Para que el sistema sea efectivo, es primordial la formación continua y la actuación del mediador, quien debe adaptarse a la coyuntura particular que representa cada caso al abordarlo; ser empático; tener capacidad de escucha, mantenerse neutral y objetivo, desarrollando su actividad con compromiso y vocación.

Al respecto, el Dr. Pedro Basbús, vocal supervisor del CEMARC, sostuvo que “implica un cambio en cuanto en el enfoque de ejercer la profesión de abogado, procurando soluciones consensuadas y no litigando”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Get 30% off your first purchase

X