7 de febrero de 2023

El antes y el después de una foto que cambió para siempre el periodismo argentino

El crimen del reportero gráfico es un hecho conmocionante, un antes y un después. Su exposición mediática ventiló los secretos más putrefactos del poder real, los vínculos con la política y la delincuencia, y dejó al desnudo las más profundas miserias humanas.

La noche del 24 de enero de 1997, el empresario postal Oscar Andreani, realizó su tradicional fiesta en Pinamar a la cual invitaba personalidades del Jet-Set local, empresarios, artistas y políticos. A esa fiesta asistieron el periodista Gabriel Michi y el fotógrafo José Luis Cabezas, destacados en La Costa para cubrir eventos para la Revista Noticias, en ese entonces, la publicación en papel más leída en Argentina.

Cabezas fue secuestrado al regreso de aquella fiesta y asesinado en una cava de General Madariaga, la madrugada del 25 de enero.

Lo encontraron calcinado dentro del automóvil que la revista había alquilado para que el fotógrafo y su compañero pudieran desplazarse y realizar las notas en Pinamar. Tenía 35 años y su cuerpo presentaba evidencias de haber sido esposado y tenía dos tiros en la cabeza.

El crimen del fotógrafo fue un antes y un después.

El antes está relacionado con la vida pública de José Luis Cabezas quien empezó a trabajar para Noticias en 1989 como reportero gráfico. Como fotógrafo fue ascendiendo en su carrera y logró importantes premios y el reconocimiento de sus pares.

En 1996, consiguió fotografiar a Alfredo Yabrán mientras vacacionaba en una playa de Pinamar, un lugar exclusivo al cual acudían políticos y empresarios. Todos los medios de comunicación buscaban esa foto y la Revista Noticias la publicó en portada del 3 de marzo de ese año.

Nunca nadie imaginó que aquella fotografía, la primera que mostraba el rostro del empresario de quien se decía, era el hombre más poderoso del país y con vínculos muy fuertes con altos funcionarios del gobierno menemista, sería la razón de su crimen.

Después sobrevino la investigación y los argentinos asistimos incrédulos a una faceta de la política y de la historia de nuestro país que hasta ese entonces estaba oculta y podrida.

Después del crimen muchos conocieron el rostro del empresario Alfredo Yabrán a quien el mismísimo ministro de Economía, Domingo Cavallo, había denunciado ante el Congreso y de quien dijo era un mafioso.

En esa denuncia realizada en la Cámara de Diputados, muchos descubrieron que aquel hombre en las sombras, era quien controlaba todo lo que entraba y salía del país a través de sus empresas Ocasa y Edcadassa, las que recibían y enviaban mercancías y demás de Argentina hacia el mundo y viceversa.

Después nos enteramos que el Poder tiene vínculos con la delincuencia y muchos supieron que existía una “Banda de los Horneros”. Integrantes de la barra brava de Estudiantes de La Plata que vivían en el barrio que les daba su nombre y que fueron reclutados por una organización de policías en actividad y retirados, para matar al fotógrafo.

Después, salió a la luz que Yabrán tenía un ejército de seguridad privada porque también era dueño de varias agencias del ramo.

Después se establecieron vínculos con esos policías y expolicías bonaerenses que en relación íntima con el poder estaban implicados en el asesinato. Es más, se supo que uno de ellos fue quien ejecutó al fotógrafo de dos tiros en la cabeza.

Después muchos descubrieron azorados que el juez José Luis Macchi recibió presiones de las más altas esferas del poder político mientras realizaba la investigación que estuvo sometida a desviaciones, presiones y artilugios para impedir su esclarecimiento.

Después, la sociedad vio con buenos ojos el juicio que determinó quienes eran los responsables del homicidio y sus condenas y pidió que la Justicia fuera tras los pasos del autor intelectual del crimen, pero al golpear la puerta de Alfredo Yabrán, el empresario se suicidó sin responder por su crimen.

Después, con los años, no queda nadie tras las rejas por el horrendo asesinato de José Luis Cabezas. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Get 30% off your first purchase

X