17 de octubre de 2021

«Lupin», la mejor serie del año en Netflix, desató la fiebre por la literatura en librerías

4 minutos de lectura

El ladrón de guantes blancos más famoso de la historia de los libros ha captado a miles de fanáticos del entretenimiento en Netflix y obliga a los amante de la literatura a volver a los clásicos. La fórmula del éxito no es secreta pero combina la provocación, la audacia, la inteligencia para revertir situaciones complicadas a su favor y un talento innato para el engaño y el disfraz.

“Lupin”, la serie que promete ser la mejor del año que se inicia en la plataforma de Streamig y que sorprende porque abrió las puertas de las librerías a los fanáticos que ahora buscan el libro original.

La Literatura está de parabienes, las noticias recorren el globo remarcando el éxito de la serie y las librerías aumentaron las ventas. ¿A qué se debe éste fenómeno?

En sólo una semana, “Lupin” se ha convertido en la serie número uno en los Estados Unidos y en Francia y ya ha provocado el aumento de ventas del primer libro «Caballero Ladrón», de la editorial Hachette, que ayer lanzó una nueva edición para los ávidos lectores del mundo.

Los franceses se han lanzado de nuevo a la lectura del clásico escrito por Maurice Leblanc que narra las historias del ladrón de guante blanco «Arsène Lupin», después del éxito de la serie de Netflix que se estrenó el viernes pasado.

Herfa Lubricantes

El atractivo radica en que Arsène Lupin, el personaje literario, está siempre a merced de una situación mortal, por cumplir el sueño de cometer el robo del siglo o a punto de ceder ante los encantos de una bella mujer. En tanto, en la serie, un intelectual Assane Diop hace gala de una inteligencia sin igual y provocadora aparición en escena.

El personaje de Diop, ingenioso, sobrio y decidido, tiene un objetivo por cumplir, un robo a gran escala y aclarar las dudas de su pasado y a diferencia del héroe literario, es un experto en el arte del disfraz, y en pasar desapercibido.

Quizás, haber tomado los puntos más altos del relato literario para adaptarlo al formato de televisión, sea la clave de la versión libre porque entre ambas versiones de la realidad, el personaje teje una cuidadosa red de engaños y trampas sutiles, para cumplir con su objetivo, y por qué no, la recuperación de su pasado y la redención ante tanta pérdida.

El primer episodio de la serie atrapa. El objetivo de Diop parece sobrepasarle. De pie, frente a la caja de cristal que guarda un collar valuado en 60 millones de Euros, el personaje tiene la apariencia de una sombra. Pero poco a poco, toda esa apariencia será sólo una fachada con un desenlace inesperado.

Como si todo lo descripto no fuera suficiente, Diop está obsesionado con el caballero ladrón imaginado por Leblanc, lo que provoca que su método se convierta en una recreación en vivo del clásico literario. Una historia en la que el protagonista tiene todos los atributos del antihéroe misterioso.

La combinación de ambas cosas crea un protagonista que no está exento de cometer errores pero cuya astucia supera sus experimentos fallidos.

Es un rompecabezas, el lector-espectador toma las piezas que el relato le proporciona para ir construyendo la trama que supera con holgura al simple objetivo del robo. El pensamiento lógico de Sherlock Holmes, pero a la inversa, ya que no es un investigador que busca aclarar un crimen, sino un ladrón que busca cometerlo, es la marca distintiva del relato con incontables referencias cruzadas en el guión para develar a medias esa duplicidad entre el ladrón y el hombre.

Por esa razón se puede decir que Diop sabe a dónde ir, quienes lo rodean ignoran su destino, elemento que pone en el centro de la escena la realidad parcial para el espectador que se deja manipular y sorprender por el personaje.

El Showrunner descubre de a poco en la serie a un ladrón brillante, con quien fácilmente se identifica. Diop, se disfraza, es camaleónico, posee conocimiento acabado de su realidad y de los espacios que lo rodean, usa la tecnología para logra su objetivo sublime. Es oscuro, no al estilo de Bruce Wayne, sino por los secretos que prefiere no revelar, manipulador del bien y del mal y vitalmente tramposo. Es frágil y poderoso a la vez, y sus propios demonios lo atormentan.

“Lupin” es entretenimiento puro. Es provocativa y reveladora de fragmentos, no de la totalidad y sin duda, la mejor serie del año en Netflix y “Caballero Ladrón” va camino a ser el libro que no debe faltar en una buena biblioteca que se precie como tal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *