21 abril, 2021

La evidencia digital en el proceso penal

4 minutos de lectura

De esta manera, el trabajo pericial aclara a través de procedimientos técnicos lo sucedido al juez, quien luego se encargará de merituar el informe para convertirlo en prueba.

En el desarrollo de un proceso judicial, la evidencia digital es un registro de la información guardada o difundida a través de un sistema informático, sobre la que trabaja el perito, el que a través de un informe pericial aclara a través de procedimientos técnicos lo acontecido.

De acuerdo a los puntos de pericia, el reporte es enviado al juez, el que será el encargado de merituar el informe para convertirlo en prueba en el caso que sea necesario.

Asimismo, la evidencia digital se define como información y datos de valor para una investigación almacenada, recibida o transmitida por un dispositivo electrónico. Esta evidencia se puede adquirir cuando se confiscan dispositivos electrónicos para su examen.

La diferencia radica en que el elemento material de un sistema informático o hardware es llamado evidencia electrónica y la información contenida en éste se denomina evidencia digital. Esta distinción es útil en el momento de diseñar los procedimientos adecuados para tratar cada tipo de evidencia y crear un paralelo entre una escena física del crimen y una digital. En este contexto el hardware se refiere a todos los componentes físicos de un sistema informático, mientras que la información, se refiere a todos los datos, programas almacenados y mensajes de datos trasmitidos usando el sistema informático.

Herfa Lubricantes

La obtención de información (elementos de convicción) se constituye en una de las facetas útiles dentro del éxito en una investigación judicial, aspecto que demanda de los encargados de la recolección, preservación, análisis y presentación de las evidencias digitales, una eficaz labor que garantice la autenticidad e integridad de dichas evidencias, a fin de ser utilizadas posteriormente ante un Tribunal Penal.

Los requisitos que debe cumplir una evidencia digital para ser admitida como prueba en un juicio son: auténtica, debe haber sido obtenida y registrada en el lugar de los hechos y debe garantizarse la integridad de los archivos; confiable, esta evidencia digital debe proceder de fuentes fiables.

Es decir, es confiable si el sistema que la produjo no ha sido violado y funcionaba correctamente cuando se generó o guardó esa prueba íntegra, para que esa prueba sea suficiente debe estar completa; que se ajuste con las leyes y disposiciones vigentes en el ordenamiento jurídico nacional y provincial.

Para proteger una evidencia digital, se parte desde la cadena de custodia, sobre la cual debe ponerse especial énfasis, la que indicará quiénes accedieron, en qué momento y cómo fue pasando hasta llegar al perito, el cual devolverá la evidencia a quien corresponda.

Por otro lado, es necesario realizar hasta dos copias forenses, preservando la original ante cualquier eventualidad o contingencia y permitir el acceso a la misma únicamente a un perito informático.

La evidencia que se puede reunir digitalmente incluye documentos informáticos, correos electrónicos, mensajes de texto e instantáneos, transacciones, imágenes y los historiales de Internet.

En cualquiera de estas situaciones, se deja un rastro electrónico de información que un equipo de investigación puede reconocer, aprovechar y explotar. La recolección de evidencia debe seguir los procedimientos adecuados para generar datos más valiosos. No seguir los procedimientos adecuados puede resultar en pérdida o evidencia dañada o inadmisible en el tribunal.

Algunos delitos se pueden cometer por completo a través de medios digitales, como piratería informática, fraude económico o robo de identidad. En estos casos, la tecnología es usada de forma nativa, propiamente digitales, como el ataque a sistemas informáticos, robos de información y ataques a bases de datos, entre otros.

Por otro lado, existen los delitos tradicionales que pueden también cometerse de manera digital, como por ejemplo extorsión, usurpación de identidad o acoso, entre otros.

Por ejemplo, los dispositivos móviles usan sistemas de respaldo basados en línea, también conocida como la “nube”, que proporciona a los investigadores forenses acceso a mensajes de texto e imágenes tomadas desde un teléfono en particular.

Las limitaciones de investigación se deben principalmente al cifrado y a la propiedad en sistemas que requieren decodificación antes de que se pueda acceder a los datos. La contraseña puede llevar mucho tiempo, incluso con un software sofisticado, o también casos en los que el desbloqueo del dispositivo electrónico no puede realizarse.

Existen limitaciones legales y técnicas en esta área de investigación. Las leyes que rigen el procesamiento y el enjuiciamiento son diferentes de un país a otro. La delincuencia digital puede cruzar fácilmente jurisdicciones, haciendo de la estandarización un problema cada vez más crítico de la aplicación de la ley.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *