17 de octubre de 2021

Dos escritoras argentinas de fuerte impronta feminista, finalistas del Booker Prize 2020

4 minutos de lectura
La novela de Cabezón Cámara fue publicada por Charco Press como “The Adventures Of China Iron”, traducción de Iona Macintyre y Fiona Mackintosh, y la obra de Shweblin bajo el título «Little Eyes» para el sello Oneworld Publications, traducción de Megan McDowell .

Las escritoras Gabriela Cabezón Cámara y Samanta Schweblin forman parte del selecto grupo de autores traducidos al inglés que competirán por el máximo galardón que otorga el prestigioso Booker Prize 2020.

Las novelistas argentinas integran la denominada “longlist” del Booker Prize 2020 que se dio a conocer ayer, junto a otros 11 finalistas entre los que se cuentan la mexicana Fernanda Melchor, el francés Michel Houellebecq y el español Enrique Vila-Matas.
El International Booker Prize reparte 50.000 libras –unos 64.500 dólares- entre autores y traductores por partes iguales y la lista larga fue el resultado de la selección realizada por los cinco miembros del jurado: su presidente Ted Hodgkinson, del Southbank Centre de Londres; Jennifer Croft, traductora y escritora, ganadora del Premio Internacional Man Booker; la escritora mexicana Valeria Luiselli; Lucie Campos, directora de Villa Gillet (centro de escritura internacional de Francia) y el poeta y novelista indio, Jeet Thayil; entre 124 títulos presentados en esta edición.

Gabriela Cabezón Cámara, escritora, periodista.

En este caso, Cabezón Cámara, periodista y narradora argentina fue seleccionada por su libro “Las aventuras de la China Iron” (traducido al inglés de manera literal como “The Adventures Of China Iron” por Iona Macintyre y Fiona Mackintosh, y publicada por Charco Press) donde reposiciona el papel de la mujer protagonista de ficción y resignifica la literatura gauchesca al atreverse a reformular su canon tradicional al visibilizar la historia de una joven que huye del mandato inevitable de ser la “mujer-hembra” del Gaucho Martín Fierro, quien lejos de amarla, la obtiene como un premio al salir ganancioso en una partida de naipes, convirtiéndola en la madre de sus dos hijos.
La novela tira por tierra los estereotipos sociales, de la época y actuales, y construye un personaje a partir de un lenguaje riquísimo que desnuda el alma de una mujer que decide emprender un viaje liberador a los confines de su propia identidad, viviendo el despertar de sus sentidos en relación con su contexto y sus descubrimientos, su placer sexual y su vínculo amalgamado a Elizabeth, una escocesa que busca a su marido, quien fuera llevado por la leva.
“La China Iron es una novela que se puede leer de manera autónoma a esta operación de reformulación de la gauchesca. Es una novela de aventuras, utópica, una novela de romances, de viajes, una novela queer”. —explicaría Cabezón Cámara durante una entrevista.

The New York Times, la eligió como una de las mejores novelas iberoamericanas en 2017 y los críticos literarios de El País de España, consideraron que entre los libros publicados ese año en Iberoamérica, estuvo entre los 20 mejores.

Herfa Lubricantes
Samanta Shweblin, multigalardonada escritora argentina.

Por su parte, Samanta Schweblin, quien hace 8 años se mudó a Alemania, espera tener mejor suerte en los Booker Prize 2020 ya que fue seleccionada por tercera vez en los últimos cuatro años y en esta oportunidad por su novela “Kentukis”, publicada en 2018 y que según el ranking que suele publicar la editorial “Eterna Cadencia”, fue la obra literaria más leída en nuestro país durante ese año.
Bajo el título “Little Eyes” traducción realizada por Megan McDowell para el sello Oneworld Publications, la novela de Schweblin abunda sobre la forma en cómo nos relacionamos con el resto de la humanidad a través del uso de la tecnología, poniendo en discusión los sentimientos de soledad, el deseo, los miedos, y los intentos por entender quién es el otro y quiénes somos nosotros mismos cuando nadie nos mira. Es un hacer pública la privacidad. Es una invasión permitida.
La obra publicada por Penguin Random House en Argentina, explota las relaciones humanas de este tiempo, mediadas por lo tecnológico y marcadas por el voyeurismo y la soledad. Narra la invención de un juego que incluye, de un lado de la computadora, a un peluche con cámara que son sus ojos y ruedas, que son sus extremidades inferiores, y del otro lado a un usuario que pasea por la casa, por la intimidad, de un desconocido husmeando a gusto y placer.
“Little Eyes” será para su creadora, la tercera nominación al Booker Prize que se suma a las dos anteriores, en 2019 por su libro “Mouthful of Birds” (Pájaros en la boca) y en 2017 por la múltiple galardonada “Fever Dream” (Distancia de rescate).
Por último, y como está establecido, el devenir de las escritoras argentinas y la suerte de sus obras se conocerá una vez que se anuncie la lista corta o “shorlist” con los seis finalistas el 2 de abril próximo y la ganadora o ganador, saldrá a la luz el 19 de mayo de este año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *