20 de julio de 2024

Favaloro, el médico de todos que nació hoy

Casi nadie lo sabe y los medios se ocuparon poco en recordarlo. Camino al olvido.

En una casa del barrio “El Mondogo” de la ciudad de La Plata, nacía un 12 de julio de 1923, René Gerónimo Favaloro.

Hijo de un carpintero y una modista. Tenía un tío médico y a cien metros de su casa, se levantaba el Hospital Policlínico. Estudió en la escuela de su barrio y como si se tratara de un toque del destino, en 1936 ingresó en el Colegio Nacional de La Plata.

Marcado por una profunda vocación de servicio se graduó como cirujano en 1948. Tenía un espíritu voluntarioso de valores firmes, aprendidos en el seno de su hogar. Esta fuerza lo impulsó a valorar los ideales de la libertad, la justicia y la verdad y edificó su propia vida sobre los principios de la ética, el respeto y la solidaridad. Fue un hombre apasionado, fanático de Gimnasia y Esgrima de La Plata que amaba el trabajo y no le temía al esfuerzo.

Se casó con su novia de la secundaria, y en 1950 se estableció en un pueblo perdido de La Pampa, Jacinto Aráuz, y allí fue donde empezó a construirse como “el médico de todos”, más cerca del fin del mundo que de los centros poblados de mayor importancia.

En una entrevista periodística, alguna vez, recordó que por aquellos años de juventud pampeana, junto a su hermano también médico, invertía todo el sueldo de profesional en la clínica médica que ambos habían empezado a 200 kilómetros de Santa Rosa, hacia el sur, dónde jamás pensaron comprar ni una sola hectárea de tierra, porque su objetivo era adquirir el primera máquina de Rayos X para el pueblo.

René Favaloro es recordado por un invento revolucionario que cambió la práctica de la cirugía cardíaca, la cirugía de revascularización miocárdica, popularmente conocida como “bypass”.

Esta idea había sido apuntalada en su aventura de especialización médica en la Clevelad Clinic, en los Estados Unidos, a donde viajó con el sólo propósito de aprender más sobre medicina y así contribuir a su carrera como médico rural.

Favaloro realizó 13.000 bypass hasta sus 69 años.

Hoy, en los diarios, hay sólo referencias escuetas, sobre la vida de un hombre que, a consideración de los prestigiosos círculos de las ciencias médicas, fue un “héroe mundial”, el hombre que “cambió parte de la medicina moderna y revolucionó la medicina cardíaca”.

Hoy, pocos pusieron el acento sobre la vida de un hombre que se consideraba así mismo como “un mendigo en su propio país”, tal vez, por lo impactante de su muerte o porque eligió dejar de luchar.

Hoy, una bata blanquísima detrás del vidrio de una vitrina, y una foto colgada en una pared del museo del Médico Rural de la localidad de Jacinto Aráuz, recuerdan al Doctor René Favaloro, la voz que fuera silenciada por la apatía de los que no tienen respuestas y que mueven los hilos de un sistema perverso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *