20 de julio de 2024

Dura crítica de la Iglesia al Gobierno: «Les falta el termómetro social»

Durante el tradicional Tedeum celebrado en la Catedral Metropolitana por el 9 de Julio, el arzobispo Jorge García Cuerva ofreció un contundente discurso que abordó temas críticos para la sociedad argentina.

En su intervención, el Arzobispo no escatimó en críticas hacia la situación actual del país, expresando su preocupación por la creciente desigualdad y la falta de conexión de los dirigentes con las necesidades del pueblo.

“Algo no está bien cuando tenemos dirigentes muy ricos y un pueblo trabajador muy pobre. A muchos les falta el termómetro social de saber lo que les pasa a los argentinos de a pie. No hipotequemos el futuro”, señaló García Cuerva, subrayando la disparidad económica y la desconexión entre los líderes políticos y la realidad de los ciudadanos comunes.

El Arzobispo también comparó la situación actual con el contexto histórico de 1816, cuando los congresales de Tucumán discutían sobre la organización nacional y la declaración de independencia.

“Si los congresales de Tucumán en 1816 insistían en sus diferencias sobre el modelo para la organización nacional o sus distintas concepciones ideológicas sin buscar consensos todavía estarían discutiendo en la casa de Tucumán, aunque no sé si con los gritos, descalificaciones, expresiones vulgares y agresiones a los que nosotros tristemente estamos acostumbrados hace años”, afirmó.

García Cuerva enfatizó que, a pesar de las diferencias ideológicas y los desafíos, los congresales de aquel entonces priorizaron el bienestar de la nación por encima de sus disputas personales. “Pero no, los congresales entendieron que por sobre todo está la Nación y el bien del pueblo argentino, por eso cargaron con una enorme responsabilidad la declaración de la Independencia y quisieron estar a la altura de las circunstancias”, destacó.

Tedeum por el 9 de Julio: las frases más destacadas del arzobispo de Buenos Aires

  • «Queremos retomar los ideales para reconstruir la patria».
  • «Tantos hermanos paralizados hace años en su esperanza, tantos atravesados por el hambre, la soledad, y una justicia largamente esperada. Tantos argentinos tendidos sobre una manta en el frío de las veredas de las grandes ciudades del país, postrados por la falta de solidaridad y el egoísmo».
  • «La Argentina nos duele hace mucho. Se dice independiente hace 208 años pero sufre las cadenas de diversas esclavitudes que no nos dejan caminar como pueblo hacia un desarrollo pleno y una mejor calidad de vida».
  • «En la Argentina seis de cada diez chicos son pobres. Chicos con hambre que revuelven basura, chicos no escolarizados o con una instrucción muy básica».
  • «Como decía el papa Francisco, no hay tiempo para la indiferencia, no nos podemos lavar las manos con la distancia o el menosprecio”.
  • “Nuestro gran objetivo tiene que ser que la Argentina se cure, que se ponga de pie, que camine. Que la Argentina se independice de las camillas que la tienen postrada, paralizada y enferma».
  • «Señor Jesús: aquella casa de Tucumán es el modelo para la Argentina de hoy: que entren todos, que nadie quede afuera, que no haya excluidos, que se agrande la torta, que todos se sienten a la mesa de la dignidad, que reciban la mejor educación, que tengan un trabajo digno».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *